A que me comprometo

  • Ser reparadores con nuestra oración diaria por los pecados cometidos contra el Padre Creador en su Creación.
  • Ser Misioneros de este mensaje sanador en nuestras comunidades especialmente en nuestra primera comunidad de amor: Mi Familia, y mis seres cercanos, y a todos aquellos lugares donde Dios me quiera llevar a dar fruto.
  • Conformarnos como comunidades que testifiquen en sus vidas el amor y la esperanza.