COMO VIVIR LA DOCTRINA DE DIOS AMOR.

Dios nos pide que nos esforcemos por alejar de nosotros y de nuestras familias todo espíritu de tristeza, que vivamos alegres sabiéndonos amados por él, esforzándonos por reconocer su presencia en todo cuanto nos rodea, dispuestos a servir y a donarnos, sin hacer ruido, sin pretender ser reconocidos por lo que hagamos espiritual o materialmente, teniendo en cuenta que lo único que nos debe importar es saber qué hacemos su voluntad y que el sabrá recompensar con una amor infinito, aquello que le hayamos entregado y ofrecido por la extensión de su reino y la conversión de nosotros los pecadores del mundo entero.

Dios nos invita a vivir el momento presente, es decir a vivir en él que es un eterno presente, a no preocuparnos del mañana, por que como lo dice su palabra: “ el futuro le pertenece a Dios”, solo debemos buscar cumplir el deber del momento presente con el mayor compromiso y caridad en: nuestra familia, comunidad y los trabajos físicos y espirituales que de ellos se emanen y lo más importante esforzarnos por trasmitir en estas obras el mayor amor posible y este se ara comprensible ante nuestros hermanos por la caridad con la que los tratamos, logrando experimentar de esta manera en el interior de la comunidad el gran amor de Dios , vivo y presente en mi prójimo.

“Míralos como se aman”.

 

La generosidad será el camino que nos conduzca al cumplimiento del primer y segundo mandamiento, ya que entre más generosos seamos con nuestro prójimo

en todo sentido: Espiritual, físico y material, más nos estaremos acercando a amar a Dios con sinceridad de corazón.

Oración:

 

Señor Jesús enséñame a ser generoso, A servirte como mereces,

A dar sin contar,

A combatir sin cuidarme de la heridas, A trabajar sin descanso,

A sacrificarme sin esperar mayor recompensa que la de saber que cumplo tu voluntad.

 

Vamos a empezar a recorrer el camino que nos indica el Espíritu Santo por medio de la Madre Luisa Margarita, formulándonos preguntas puntuales que nos ayudar al crecimiento espiritual y comunitario, enfocado más hacia nuestras familias, es decir sin perder de vista la connotación que ello implica y no pretendiendo mesclar estados de vida que podrían des configurar el plan de Dios al interior de la misma; es decir debo encontrarme con el amor infinito desde mi condición y estado actual, evitando toda confusión de roles y menospreciando la grandeza de su presencia que es perfecta en cada uno de los llamados que nos ha hecho, para que se cumpla su voluntad.

 

“Vamos juntos en la belleza de obrar en comunidad a descubrir la presencia del gran amor de Dios en mi condición actual de vida”

“En esto se le acercó uno y le dijo: «Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna?» 17.Él le dijo: « ¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Uno solo es el Bueno. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.» 18. « ¿Cuáles?» – le dice él. Y Jesús dijo: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, 19.honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo.» 20. Dícele el joven:

«Todo eso lo he guardado; ¿qué más me falta?» 21. Jesús le dijo: «Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego ven, y sígueme.» 22. Al oír estas palabras, el joven se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes. 23. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: «Yo os aseguro que un rico difícilmente entrará en el Reino de los Cielos.”

Mateo, 19 – Bíblia Católica Online

 

Miedo.

 Me domina el pensamiento de que el dar el sí al amor infinito es perder mi libertad y estar sujeto a la voluntad de Dios que muchas veces no comprendo y esto me genera miedo porque siento que no tengo el control?

Resultados del miedo:

 

  • Tristeza

 

  • Desesperanza

 

  • Siento que mi vida no tienen sentido de esta

 

  • Falta de amor

 

  • Renegamos en los momentos de prueba y

 

  • Desisto y busco hacer desistir a otros del

 

  • Aridez espiritual

 Ciento un deseos inmensos de seguir a Jesús, de dejarme amar por él, deseo decir sí a su llamado pero en el momento que él me llama a renunciar a todo por él, me confundo, me siento impotente, me da miedo, empiezan a brotar miles deRazonamientos como:

 

Estaré haciendo lo correcto?

 

Que pasara con el futuro de mi familia? Qué tal si nada de esto funciona?

Que dirán mi familiares cercanos, amigos, compañeros de trabajo?

 

Todo suena muy bonito, ¿pero de que vamos a vivir si las cosas no salen bien?

 

Y después aparece la solución mágica:

 

Empezamos a acomodar a Dios para no sentirnos mal o sentirnos que estamos abandonando el llamado.

Eso lo importante es estar comprometidos de corazón y hacer lo que más podamos desde nuestra vida actual.

Dios nos ama y respeta nuestra decisión.

 

Miremos como nos comprometemos sin quedarnos por fuera de la comunidad por si algo sucede, no dejemos de tener un plan b.

Entonces podríamos concluir que nuestro corazón no desea verdaderamente amar a Dios, ya que el amor de Dios nos invita a dejarlo todo por él, a confiar en él, a buscar su ayuda para superar nuestros miedos e inseguridades humanas y abandonados en él para poder experimentar su grandeza, su providencia, su protección pero sobre todo su amor, amor que no conocemos como nos dice la madre Luisa: “ Dios es amor y no lo sabemos” siempre queremos ver el Dios con poder para castigarme si me porto mal, pero no vemos al Dios que me invita a entrar en su amor para que fundido en ese amor encuentre el Reino de los Cielos, acá en la tierra y en cada una de mis actividades inherentes a mis obligaciones de estado, sin desconocer que Jesucristo paso por la cruz, para ascender a los cielos y dice la palabra de Dios: “ No es más el discípulo que su maestro”

Señor enséñanos amar la cruz como instrumento de tu amor, y a demostrar que te amamos amando a nuestros hermanos, a nuestros prójimos.

 

Que necesitamos para crecer en este caminar:

 Primer Paso: Fe y confianza en Dios amor

 Este segundo paso es la fortaleza de nuestra consagración, en él nos sumergimos en el misterio de la santísima Trinidad, nos maravillamos con la grandeza y amor del Padre Creador, del Hijo redentor y del Espíritu Santo fortaleza y fecundidad en nuestro camino.

Por medio de la fe encontramos la belleza oculta en los sacramentos canales de la gracia.

Llenémonos de la palabra de Dios para acrecentar nuestra fe, impregnados de la alegría que Dios no pudo resistir nunca antes los actos de fe que evidenciaban algunos de sus hijos en el paso por la tierra

(Curación de la cananea- el siego de Jericó-la resurrección de lázaro etc)

 Si la fe del alma consagrada es viva y activa, a de concretarse en una confianza filial e ilimitada en el amor infinito, y en un total abandono a la divina voluntad.

 

 Segundo paso: El amor a Dios  mediante el cumplimiento de su voluntad.

 

En este paso debemos hacer nuestras estas palabras de la madre luisa margarita: “Dios mío creo que tú eres el amor, creo que tu voluntad es la expresión de tu amor, me entrego a tu voluntad por que confió en tu amor”.

En el hombre la voluntad es lo más íntimo y personal que hay en él; la voluntad del hombre es el hombre mismo; Así tu voluntad Dios mío es lo más elevado y más divino de ti; tu voluntad eres tú mismo, lo más íntimo de ti. Lo más íntimo y divino de ti es lo que quiero amar, adorar, aquello a lo que quiero unirme.

Jesús nos enseña:

 “mi alimento es hacer la voluntad de mi padre” “Padre que no se haga mi voluntad si no la tuya”

Si Jesucristo es nuestro ejemplo debemos esforzarnos por vivir sus palabras en nuestra vida.

Oh dulcísima voluntad de mi Dios, como peno y sufro cuando se te censura, y cuando veo a las creaturas por ti nacidas, por ti formadas y mantenidas, dudar de tu sabiduría y bondad.

 

Tercer paso: Abandonarse a la voluntad de Dios

 Amar a Dios es muy dulce; dejarse amar por el resulta a veces penoso para la naturaleza humana, Pero Dios se complace más en amar que en ser amado.

Debemos cerrar los ojos y abandonarnos.

 

 Cuarto paso: La caridad con el prójimo.

 “Un solo camino, una sola puerta nos conduce al amor infinito y esa puerta es el amor al prójimo, la caridad.”

San Pablo nos dice: “ayudados mutuamente a llevar vuestras cargas y así cumpliréis la ley de Cristo”

La madre nos indica lo que ella llama las leyes del amor infinito:

 

v  Bendecir a los que te maldicen

 

  • Amar a los que nos

 

  • Y hacer el bien a quien nos hace el

 

Dios nos pide que seamos fuente de esta caridad en nuestro ambiente común en cada una de las labores de fe, familiares, laborales y sociales.

 

 Quinto paso: Alegría sobre natural.

 La alegría sobrenatural debe ser la nota dominante en la vida de un consagrado al amor infinito. Por lo tanto el alma de la obra practique el concejo de la madre Luisa:

“Hay que estar siempre alegres al servicio de nuestro adorable Maestro”

 Y como encontramos esta alegría? Profundizando en los regalos que Dios nos ha dado:

  • Alegría de poder llamar al mismo Dios Padre

 

  • Alegría de descubrir la trinidad santa

 

  • Alegría de pertenecer a la iglesia católica.

 

  • Alegría de la redención, la santa misa

 

  • Alegría de contar con el corazón de Jesús el amor infinito humanado

 

  • Alegría del mensaje evangélico

 

  • Alegría del Espíritu Santo

 

  • Alegría de contar con la Santísima Virgen María por madre y de confiar en su inmaculado Corazón.

o Esta es la verdadera alegría.

  

Frutos de vivir la consagración al amor infinito

  

Salvación de las almas:

 

El consagrado entenderá que solo vendrá esta salvación para nosotros por la intercesión de Dios por medio de sus ministros y de su iglesia, por lo tanto se esforzara por ser mensajero del amor infinito de Dios por medio de su testimonio, demostrando su unión al papa y a sus ministros, siendo apoyo espiritual, físico, y material, para que el plan de Dios se cumpla:

“Padre que ni uno solo de los que meas encomendado se pierda”

 

El consagrado se esforzara por profundizar el conocimiento sobre el misterio sacerdotal, logrando de esta manera ver lo sobre natural que hay en él, y el amoroso plan de Dios para la salvación de la humanidad, luchando por hacer respetar el valor celestial del sacerdocio, por medio de la catequesis a todos aquellos que no lo comprendan.

 

Santidad: el conocimiento del amor infinito y su vivencia despertara un celo por suplicar a Dios la gracia de la santidad, irradiando en su ambiente natural: Fe, Amor y alegría.

El apostolado se verá fortalecido en los momentos de escases de medios, ya que es en este instante, donde más comprendemos y valoramos el auxilio divino.

No debemos olvidar que esta obra lleva impresa muchos sacrificios, sufrimientos y humillaciones y que serán estos ofrecidos en silencio los que den fortaleza y frutos en nuestros sacerdotes.

“Si el grano de trigo no cae y muere, no dará fruto” Alimento de crecimiento espiritual

Oración vocal y mental: Es fundamental hacer de acto de nuestra vida desde el inicio del día hasta el anochecer una oración; realizando nuestro examen de conciencia diario que nos redirecciones y nos mantenga en el camino, que es Jesucristo. Nuestra oración debe ser: Fiel, Fervorosa y generosa.

La santa misa: Es el centro de la vida cristiana y la mejor manera de albar y honrar a Dios. Convirtiéndose para nosotros y nuestro apostolado como fuente de energías para cumplimiento de la misión.

La santa Comunión:

 Sacramento de piedad, signo de piedad, vinculo de caridad. (San Agustín)

La santa confesión:

 En ella experimentamos el amor misericordioso de Dios, acercándonos con verdadera devoción y acto de contrición, para ser: Perdonado, purificado, fortificado, iluminado, humillado.

El sagrado corazón:

 “Es la caridad divina encarnada, el amor infinito humanado” en él se encierra todo el misterio de la encarnación, vida, pasión, muerte y resurrección del señor, vivo y presente en el sagrario.”

Tarea: La novena- la octava al sagrado corazón de Jesús-primer viernes de cada mes- cada jueves hora santa

La Santísima Virgen:

 María es y seguirá siendo siempre aquella que genera a Cristo y lo hace crecer en nuestras vidas, de la unión con ella nacerá la llama apostólica; La Santísima Virgen le comunicara su maternidad de almas, su valentía, también frente a lo imposible y será su más segura garantía de éxito por su intercesión.

San José:

 “Es conocido como: la sombra del eterno padre” por ser enviado como custodio de María y el niño Jesús. Es fundamental estudiar y profundizar en las virtudes de San José y la Virgen maría

Santo Ángel de la Guarda:

Debemos reconocer el gran regalo de amor de Dios para con nostros y reconocerlo como decía San Bernardo:

Sentir respeto por su presencia, devoción por su benevolencia, y confianza en su asistencia.

Las almas del purgatorio:

 Es muy importante orar por las almas de los sacerdotes difuntos especialmente en el Santo sacrificio de la Misa.

Disposiciones para vivir la consagración:

 

La humildad

 

El espíritu de penitencia

 

El trabajo ejercicio de penitencia exterior El silencio ejercicio de penitencia interior

El espíritu de pobreza Sentirme necesitado de Dios. La castidad

La obediencia.

 

Consagrarnos al amor infinito:

 

Cuando nos colocamos en las manos de nuestro Padre creador, cuando le decimos que queremos emprender un camino de:

  • Fe

 

  • Adoración

 

  • Amor

 

  • Entrega a su amor infinito

 

  • Expresándolo y evidenciándolo en Caridad por nuestro prójimo

 

  • Perseverancia ante cualquier obstáculo que busque alejarnos del llamado que Dios nos ha
  • Buscando la perfección en el estado de nuestra vida, reaccionando contra cualquier desaliento, desesperanza, que no pueda comprender y por ende me obligue a crecer en la

Nota:

 Debemos tener muy presente el Espíritu que acompaña nuestra consagración según el estado en que nos encontremos, que puede ser de autoridad, Servicio, enfermedad, abundancia, escases, para esforzarnos en discernir la voluntad de Dios según nuestra situación y sacar de esta manera el mayor provecho espiritual para nuestra alama y de aquellos por los que oramos.

Damos gracias a Dios Amor infinito por regalarnos este mensaje através de la Madre Luisa margarita de la touche y de la obra de la comunidad Hermanas de Betania del sagrado Corazón.