CORONILLA DE REPARACIÓN POR LA CREACIÓN.

Espiritualidad y familia unidos por la creación.

Obra del amor infinito

Animadores

Si «los desiertos exteriores se multiplican en el mundo es porque se han extendido los desiertos interiores»; La crisis ecológica es un llamado a una profunda conversión interior; Ser protectores de la obra de Dios es parte esencial de una existencia virtuosa, no consiste en algo opcional ni en un aspecto secundario de la experiencia cristiana.

(Laudato Si 217)

 

Inicio:

Por la señal de la santa Cruz. +

Acto de contrición (3 veces)

Jesús mi señor y redentor….

San José bendito Custodio y protector de los

Corazones unidos de Jesús y de María,

inflamad mi corazón, para que en el reine solo mi Dios Jesús,

como reino en vuestro santo corazón.

 

San José bendito enséñanos como ser verdaderos Custodios de la Creación y ruega por nosotros.

 

Oraciones para después de enunciar cada misterio.

Santa María Reina de la creación

Cuna del amor creador

Cuna del amor redentor

Cuna del amor iluminador

Ruega a Dios Padre por la Creación.

Jaculatoria de reparación:  

“Oh Padre de bondad y de misericordia, os rogamos por la conciencia humana por la protección y conservación de la creación.” (3 veces)

Santo, Santo, Santo

Alabanza, adoración, gloria y reparación a Dios Padre Creador por medio del corazón agonizante de Jesucristo su hijo nuestro salvador.

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo

Fuente infinita del amor Creador

Como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos

Amén.

 

PRIMER MISTERIO:

Amor Creador – Padre Celestial.

Oramos:

SALMO 136

¡Aleluya!

1 ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!

2 ¡Den gracias al Dios de los dioses, porque es eterno su amor!

3 ¡Den gracias al Señor de los señores, porque es eterno su amor!

4 Al único que hace maravillas, ¡porque es eterno su amor!

5 Al que hizo los cielos sabiamente, ¡porque es eterno su amor!

Meditamos: Obra del amor infinito.

¡Oh, ¡Dios mío, que mi grito de amor y reconocimiento se eleve en todo momento hacia ti!

¡sea alabado, agradecido, y adorado siempre y por doquier el Dios único y santísimo, creador, ordenador, conservador y dispensador de todas las bellezas, de esta armonía de la naturaleza que encanta la mirada, arrebata el espíritu, colma el corazón y sumerge el alma en adoración, en el reconocimiento, y en el amor. (18 enero 1893 El libro del amor infinito pág. 88)

Reparamos:

Reparemos Por todas las veces que no hemos incumplido con el mandato divino de ser custodios de la creación.

 

SEGUNDO MISTERIO:

Amor Mediador

Jesucristo nuestro salvador

Oramos:

SALMO 136

6 al que afirmó la tierra sobre las aguas, ¡porque es eterno su amor!

7 Al que hizo los grandes astros, ¡porque es eterno su amor!

8 el sol, para gobernar el día, ¡porque es eterno su amor!

9 la luna y las estrellas para gobernar la noche, ¡porque es eterno su amor!

10 Al que hirió a los primogénitos de Egipto, ¡porque es eterno su amor!

 

Meditamos: Obra del amor infinito.

¡Oh, ¡Dios mío, tú has amado tanto a tus criaturas, que les has dado a tu único hijo!  y para que la majestad del verbo divino no nos indujera a temor, a fin de que nuestras almas fueran irremisiblemente atraídas a Él, lo revestiste de una carne semejante a la nuestra.

Te adoro, Dios mío, por Jesús y en Jesús; Adoro a Jesús tu hijo, cuya humanidad lo hace hermano mío y cuya divinidad lo hace mi Dios; Te amo con Jesús y por Jesús; te amo por el corazón de Jesús, que el amor infinito ha hecho mío, te amo en Jesús, en el cual mi amor llega a ti, por medio del cual te puedo tocar y abrazar.

(El libro del Amor infinito pág. 92 -18 marzo de 1900)

Reparamos:

Dios Padre Creador pedimos perdón y reparación por nuestros corazones endurecidos por el pecado, que no nos permite ver el clamor de la tierra y de los más necesitados.

TERCER MISTERIO:

Amor Redentor – Jesús Crucificado.

 

Oramos:

Salmo 136

12 y sacó de allí a su pueblo, ¡porque es eterno su amor!

con mano fuerte y brazo poderoso, ¡porque es eterno su amor!

13 Al que abrió en dos partes el Mar Rojo, ¡porque es eterno su amor!

14 Al que hizo pasar por el medio a Israel, ¡porque es eterno su amor!

15 y hundió en el Mar Rojo al Faraón con sus tropas, ¡porque es eterno su amor!

16 Al que guio a su pueblo por el desierto, ¡porque es eterno su amor!

Meditamos: Obra del amor infinito

Oh mi dulce Misericordia, o Jesús muerto de amor en esta cruz, has que unidos a ti por la atracción de tu misericordia, vivamos de tu amor y para tu amor.

(El libro del Amor infinito pág. 92 18 marzo de 1909)

Reparamos:

 El Amor Redentor: Jesús Crucificado.

Reparemos por nuestra falta de amor, contemplación y respeto al misterio de la pasión de nuestro señor Jesucristo y su sangre preciosa que baña toda la creación para nuestra redención, fuente de vida y de Misericordia Creadora, la cual obra en el corazón e inteligencia del hombre, haciendo nuevas criaturas en Cristo, respetuosas de todo lo creado.

CUARTO MISTERIO:

Amor Iluminador- El Espíritu santo

Oramos:

Salmo 136

17al que derrotó a reyes poderosos, ¡porque es eterno su amor!

18 y dio muerte a reyes temibles, ¡porque es eterno su amor!

19 a Sijón, rey de los amorreos, ¡porque es eterno su amor!

20y a Og, rey de Basán, ¡porque es eterno su amor!

21 Al que dio sus territorios en herencia, ¡porque es eterno su amor!

22 en herencia a Israel, su servidor, ¡porque es eterno su amor!

Meditamos: Obra del amor infinito.

Veo en Dios un movimiento sublime que realiza en este momento para atraer así a su amada criatura: Movimiento de amor y misericordia. En primer lugar, abraza al sacerdocio para estrecharlo contra su corazón y bañarlo en su amor, luego, por medio de sus sacerdotes, abraza a todas las almas. ¡oh, cuan bella es la misión de amor de Dios a sus sacerdotes!

(El libro del amor infinito pág. 100- 30 noviembre de 1905)

Reparamos:

El Amor iluminador: El Espíritu santo

Reparemos por no escuchar la voz del Espíritu Santo por medio de nuestros pastores; Por nuestra falta de amor, caridad, obediencia y de unidad con el cuerpo místico de Cristo: Su iglesia; Fecundada por el Espíritu Santo, para guiarnos y ser el canal que nos brinde la Misericordia creadora de nuestro señor Jesucristo, sirviéndose de sus ministros, focos ardientes del amor infinito para este mundo que gime con dolores de parto y necesita ser redimido por el amor.

 

QUINTO MISTERIO: 

Amor Glorificador.

Oramos:

Salmo 136:

23 al que en nuestra humillación se acordó de nosotros, ¡porque es eterno su amor!

24 y nos libró de nuestros opresores, ¡porque es eterno su amor!

25 Al que da el alimento a todos los vivientes, ¡porque es eterno su amor!

26 ¡Den gracias al Señor del cielo, porque es eterno su amor!

 

Meditamos: Obra del amor infinito

Si miro hacia a la tierra, me invade una profunda tristeza, porque el mal es mucho y Dios es muy ofendido; Pero si miro al cielo, veo a Dios triunfante y amado en la gloria y mi alma desborda en alegría. Sí, Dios tendrá la gloria, toda su gloria: el mal que parece dominar perecerá y la última palabra la dirá el amor.

(El libro del amor infinito pág. 105 – 18 octubre de 1902)

Reparamos:

Al amor infinito La Santísima Trinidad.

Por nuestros pecados cometidos a diario, que impactan a toda la creación, haciéndonos parte de la oscuridad y destrucción que embarga el mundo, y nos roba la participación en la gloria a Dios.

Oraciones Finales:

ORACIÓN A JESUS SACERDOTE ETERNO

¡Oh Jesús, Pontífice Eterno, Divino Sacrificador!

Tú, que, en un impulso de incomparable amor a los hombres, tus hermanos, hiciste brotar de Tú Sagrado Corazón el Sacerdocio Cristiano, dígnate continuar derramando sobre tus ministros los torrentes vivificantes del Amor Infinito.

Vive en Tus Sacerdotes, transformándolos en Tí, hazlos por tu gracia, instrumentos de Tú misericordia.  Obra en ellos y por ellos y que, después de haberse revestido totalmente de Tí, por la fiel imitación de Tus adorables virtudes, cumplan en Tú nombre y por el poder de Tú Espíritu, las obras que Tú mismo realizaste para la salvación del mundo.

Divino Redentor de las almas, ved cuán grande es la multitud de los que aun duermen en las tinieblas del error, cuenta el número de
las ovejas descarriadas que caminan entre precipicios, considera la turba de pobres, hambrientos, ignorantes y débiles que gimen en el abandono.

Vuelve, Señor, a nosotros por tus Sacerdotes, revive verdaderamente en ellos, obra por ellos y pasa de nuevo por el mundo, enseñando, perdonando, consolando, sacrificando y renovando los lazos sagrados del amor, entre el corazón de Dios y el Corazón del hombre,

AMEN.

Santa María Reina de la Creación- Ruega por nosotros. (3 veces)

ORACIÓN: Dulce Madre, no te alejes, tu vista de nosotros, no apartes, ven con nosotros a todas partes y solos nunca nos dejes; y ya que nos amas tanto como verdadera Madre, haz que nos bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Amen.