Un nuevo estudio científico examina las políticas de crecimiento verde tal y como se articulan en los principales informes del Banco Mundial, la OCDE y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, y pone a prueba esta corriente política frente a la evidencia empírica existente, y los modelos de relación existente entre el PIB y la huella material y las emisiones de CO2.
El artículo, titulado ¿Es posible el crecimiento verde?, ha sido realizado por el Dr. Jason Hickel, de la Goldsmiths University of London, y el Prof. Giorgos Kallis del Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB), y publicado en la revista New Political Economy.
El crecimiento –aunque sea verde – es un problema para hacer frente a la emergencia ecológica
Respecto a la huella material, el estudio se pregunta si es posible alcanzar la disociación absoluta del PIB del uso de recursos. Los hallazgos de los investigadores indican que las proyecciones empíricas no muestran un desacoplamiento absoluto a escala global, incluso en condiciones altamente optimistas. Asimismo, indican que, si bien algunos modelos muestran que se podría lograr en países con altos ingresos en condiciones altamente optimistas (y, de hecho, poco realistas), esto no podría sostenerse a largo plazo.
Estos resultados parten de los niveles de crecimiento existentes, situados en torno al 2-3% anual. Indican que sería posible conseguir reducciones absolutas en el uso de recursos con un crecimiento del PIB inferior al 1% anual. Sin embargo, para lograr reducciones lo suficientemente rápido como para llegar a umbrales seguros, serían necesarias estrategias de decrecimiento.
En referencia a las emisiones de CO2, los autores se preguntaron si es posible reducir las emisiones lo suficientemente rápido para mantener un “presupuesto” de carbono que permita un incremento de la temperatura del planeta por debajo de 1.5ºC o 2º C, según el Acuerdo de París. Los investigadores indican que las reducciones de emisiones en consonancia con los 2º C solo son factibles si el crecimiento del PIB global se reduce a menos de 0.5%. Asimismo, afirman que las reducciones para 1.5ºC solo son factibles en un escenario de decrecimiento. Estos resultados se mantienen incluso bajo condiciones políticas optimistas, con altos impuestos sobre el carbono y con rápidos niveles de innovación tecnológica.
Científicos del ICTA-UAB y de la Goldsmiths University of London indican que la reducción de emisiones sólo es compatible con un menor crecimiento o con el decrecimiento económico.
“En otras palabras, aunque necesitamos todas las intervenciones políticas gubernamentales y toda la innovación tecnológica que podamos conseguir, cualquier intento exitoso de lograr reducciones de emisiones adecuadas requerirá de una reducción proporcional de la demanda de energía global”, indicó el Prof. Giorgos Kallis, investigador ICREA en el ICTA-UAB.

PUBLICIDAD

En base a estos resultados, la conclusión de los investigadores es que las políticas de crecimiento verde carecen de respaldo empírico. De hecho, la evidencia da lugar a nuevas preguntas sobre la legitimidad de los esfuerzos del Banco Mundial y la OCDE para promover el crecimiento verde como una salida de emergencia ecológica. “Cualquier programa de políticas que se base en supuestos de crecimiento verde, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible, necesita ser revisado con urgencia”, concluyen.
Artículo científico
Hickel J., Kallis G. (2019). Is Green Growth Possible? New Political Economy. Disponible online a: https://doi.org/10.1080/13563467.2019.1598964
Por: ECOticias.com / Red / Agencias